Parque Nacional Cabo de Gata: de San Miguel de Cabo de Gata a Almeria

Leer esta publicación en otro idioma:
Autor Alessandro 11 Enero 2022
Blog Cover

En este artículo nos ocupamos de la exploración de algunos de los lugares menos conocidos del Parque Nacional Cabo de Gata, que pero tienen un panorama con unas panorámicas muy sugerentes y muchos parajes naturales e histórico-culturales.

Este paseo no presenta especiales problemas, pero la longitud del camino y varios tramos de arena pueden dificultar la marcha. Si crees que no eres preparado para afrontar el recorrido en una sola etapa, puedes dividirlo. En la mapa más bajo hemos indicado los parkings donde es posible detenerse para iniciar etapas separadas.

Por último, pero no menos importante, hemos marcado en fucsia y con el símbolo de la clasificación de residuos los lugares encontrados que se encuentran en un estado de deterioro exagerado debido a la acumulación de residuos.

Lugares en los que ya hemos recogido personalmente algunos de los residuos y en los que esperamos que otros, además de nosotros, sigan esta iniciativa, así como los que nos sigan y vayan allí, ya que las administraciones locales no parecen dispuestas a afrontarlo.

Lugares, de nuevo, que sin medidas personales de este tipo en un futuro muy próximo ya no serán utilizables por nadie, pero que con una pequeña aportación en la recogida de algunos residuos podrán volver tan limpios y naturales como ya lo eran.

La información que ofrecemos, hoy veraz, se refiere a un entorno natural y cambiante. Los caminos y pasajes podrían desaparecer con el tiempo y las condiciones climáticas podrían dificultar una ruta que antes era simple.

Asegúrate de tener una preparación física adecuada, haber tomado las medidas de seguridad adecuadas y haber estudiado bien el recorrido.

Mapa: de San Miguel de Cabo de Gata a Almería

En esta mapa hemos marcado los aparcamientos en los que paramos durante el día (indicados como parking-day) y aquellos en los que dormimos sin molestias ni avisos policiales (parking-night), los puntos de interés históricos (marrón), las naturales (verdes), las playas (amarillas) y hemos indicado dónde es posible obtener agua y tirar la basura (recogida selectiva).

Nos no tuvimos ningún problema en los aparcamientos que marcamos en el mapa pero por el futuro no podemos saber si será tolerado el aparcamiento de autocaravanas y furgonetas (especialmente durante la noche).

Del mismo modo, los puntos de distribución de agua, desagüe del WC y recolección de basura podrían ser cerrados o trasladados.

Dónde aparcar: San Miguel de Cabo de Gata

Aparcamiento Camper San Miguel de Cabo de Gata
Aparcamiento Camper San Miguel de Cabo de Gata

Nuestra base: San Miguel de Cabo de Gata

Tradicional pueblo de pescadores, pero recientemente orientado hacia la agricultura y el turismo, San Miguel de Cabo de Gataes un pequeño pueblo en el Parque Natural Cabo de Gata.

Comúnmente llamado Cabo de Gata, con sólo 1500 habitantes, es uno de los principales pueblos del parque, 28 km al este de Almería, en el lado oeste del promontorio de Cabo de Gata.

Varios servicios (incluyendo restaurantes, bares, heladerías, algunos pequeños supermercados), los cómodos aparcamientos junto al mar y la ubicación - céntrica en el lado este de la bahía de Almería - hacer este lugar el punto de partida perfecto para nuestra exploración del lado este de la bahía de Almería y hacia el faro de Cabo de Gata.

Playa de San Miguel y Torreon de Gata

Playa de San Miguel de Cabo de Gata
Playa de San Miguel de Cabo de Gata

Conocida como la Playa de Cabo de Gata, es una playa de arena, ideal para nadar, de 2 kilómetros y medio de largo y 90 metros de ancho, de los cuales 500 flanqueados por el paseo marítimo.

Forma parte de una amplia franja de costa arenosa y salvaje, de origen sedimentario formada hace 15 millones de años, que se extiende desde la Playa de La Cañada (en Almería) hasta la Playa de la Fabriquilla.

No dispone de zonas de naturismo pero tiene una muchos servicios como duchas, baños, bares, restaurantes, chiringuitos, acceso para minusválidos y servicio de urgencias (en verano). Los servicios, unidos a la buena calidad de sus aguas le ganaron la Bandera Azul.

Muchas son las actividades náuticas, especialmente los hidropedales (aquí llamados patines), kayak y paddle surf. Y la Playa de San Miguel tiene la vista más hermosa sobre la bahía de Almería, realmente espléndida al atardecer.

Torreón de San Miguel (o Torreón de Gata)

Torreon de Gata
Torreon de Gata

En el punto más oriental de la Playa de San Miguel se alza el Torreón de San Miguel, o Torreón de Gata, torre defensiva construido entre los siglos XVII y XVIII, por orden del rey Fernando VI en defensa de las salinas y de la ciudad de La Almadraba de los ataques de piratas berberiscos.

Abandonado tras la Guerra de la Independencia, pasó a ser propiedad de la Guardia Civil en 1941, pero volvió a caer en desuso pasados ​​algunos años.

Por el momento el Torreón de San Miguel no está legalmente abierto al público, pero el estado de deterioro - aunque existe un proyecto de recuperación y restauración - ha provocado el derrumbe de una parte de las murallas que lo rodean por el oeste, haciendo posible el acceso. Así que no es extraño ver parejas sentadas en lo alto contemplando la puesta de sol.

En torno a esta torre los pescadores de la ciudad de San Miguel de Cabo de Gata dejaban sus barcas durante el día, después de la pesca nocturna. En la parte posterior de la torre comienza un paseo de arena con varios puestos.

Playa de San Miguel de Cabo de Gata
Playa de San Miguel de Cabo de Gata

Playa del Charco

Continuando en bicicleta o a pie por la costa, en dirección a Almería, inmediatamente a la salida del pueblo de San Miguel de Cabo de Gata se encuentra la Playa del Charco, que también se puede recorrer en un cierto trayecto en coche, furgoneta o camper (pero tenendo cuidado por la arena!).

Costa salvaje, muy bonita y limpia, no tiene instalaciones que un par de chiringuitos.

Aparte de los ciudadanos, los únicos seres humanos que encuentras son los pescadores locales y pocos turistas, especialmente alemanes y holandeses.

Al norte, la playa bordea un inmenso parque de aspecto árido y desértico, donde crecen pequeños arbustos sobre dunas bajas de arena y, sólo a lo lejos, algunas palmeras.

Albufera de Rambla de Morales

Albufera de Rambla de Morales
Albufera de Rambla de Morales

Playa del Charco está bañada al oeste por la Albufera de Rambla de Morales, una laguna generada por la desembocadura de un río intermitente: la Rambla de Morales.

Las Ramblas, típicos ríos de climas semiáridos, son secas, excepto en los períodos de lluvias intensas, concentradas en unos pocos días entre finales de primavera y principios de otoño (fenómeno conocido como la gota fría).

Durante estos raros eventos generan fuertes fuertes salidas de agua que se canalizan hacia el mar.

La gran cantidad de agua y sedimentos transportados provoca en ocasiones la ruptura de la playa-barrera y la desaparición de la laguna - antes interrumpida por la acumulación de sedimentos costeros - con reconstitución de la desembocadura, hasta una nueva acumulación de sedimentos.

Pequeño espejo de agua cristalina, Albufera de Rambla de Morales cobija gaviotas, flamencos, malvasías, avocetas, cigüeñas y diferentes tipos de patos. Te recomendamos que traigas binoculares para observar aves!

Albufera de Rambla de Morales
Albufera de Rambla de Morales

A lo largo del cauce natural se pasa de un ambiente húmedo de laguna, caracterizado por plantas de Cortaderia selloana y Arundo donax, a zonas áridas y desérticas donde solo predominan plantas resistentes a climas extremos, como azufaifo, siempreviva y pita.

Entre la vegetación, además de las aves, es fácil divisar lagartijas de cola larga y escarabajos de arena.

Nadando en esta zona u observando la superficie del agua no será difícil avistar grupos de tortugas bobas. De hecho, cerca de la desembocadura de la Rambla de Morales encontramos una zona de nidificación de estas tortugas marinas.

Rambla de Morales
Rambla de Morales

La Albufera acaba donde empiezan unos invernaderos agrícolas, punto en el que se pasa por su orilla occidental, y se vuelve sobre ella hasta volver a la playa.

Playa de las Amoladeras

3.750 metros de playa de grava y arena gruesa , salvaje, sin estructura ni servicios.

No hay contenedores de basura. Entonces, si decides comer o si produces algún tipo de desperdicio, asegúrate de limpiar todo, para no dañar el ecosistema.

Playa de las Amoladeras debe su nombre a las amoladeras, las piedras de molino que se producían en la provincia de Almería y que aquí se vendían.

Playa de las Amoladeras
Playa de las Amoladeras

Generalmente expuesta a los vientos, que forman el espectacular sistema dunar que caracteriza el paisaje.

Se puede distinguir un sistema dunar estabilizado, cuando las arenas proceden de los aportes de la playa, y un sistema dunar libre, originado por la acción del viento de poniente, que desnuda el terreno y hace emerger las rocas.

La duna fósil que ocupa gran parte de su superficie, muy importante para el estudio de la evolución geológica de esta zona en los últimos 250.000 años, es la razón por la que se incluyó entre las siete reservas terrestres integrales del parque.

Al norte del camino de terracería que bordea la playa se encuentra elCentro de visitantes las amoladeras (accesible en auto desde la vía que une San Miguel con El Toyo).

El centro cuenta con un área de recepción, una sala de proyección y tres espacios de exposición, parte de los cuales está dedicado a los ecosistemas marinos del parque.

El centro ofrece al visitante una interesante síntesis de los aspectos que caracterizaron la antropización de este espacio protegido desde el Neolítico y cómo su origen volcánico y el clima semidesértico sólo permitían la existencia de plantas adaptadas a situaciones extremas.

Our Observations: A Critique

En toda la ruta de San Miguel a El Toyo no encuentras nada.

Playa de las Amoladeras
Playa de las Amoladeras

No hay lugar para comer, para beber o para refugiarse. Y como ya hemos señalado, no hay contenedores de basura.

Por supuesto, la falta de papeleras no justifica la falta de civismo. Pero teniendo en cuenta los hechos, estas playas, increíblemente salvajes y naturales, terminan siendo sucias.

En nuestra opinión, es una pena que un entorno tan bonito y único acabe sucio.

Tal vez se pueda permitir que algunos restauradores instalen algún chiringuito a lo largo de la ruta.

Tal vez la concesión se podría dar a cambio de limpiar la playa. Los vehículos están ahí, los vimos estacionados en San Miguel. Entonces por qué no usarlos? Los ingresos del turismo permitirían pagar la gasolina y el trabajo y atraerían a muchos más visitantes.

O, incluso sin procedimientos complejos como este, podrían organizarse jornadas de voluntariado, como es habitual en Italia, destinadas a la limpieza del medio ambiente, con concursos para premiar a quienes recogen más residuos.

Otro punto. También sería deseable la instalación de algún refugio a lo largo del recorrido.

Como muchos saben, las playas son los lugares más peligrosos en caso de tormentas eléctricas. Y en este espacio la vegetación rara y baja, corremos el riesgo de convertirnos en un pararrayos, en caso de tormentas inesperadas. Como elementos superiores del entorno circundante.

Esperamos que en el futuro se tomen medidas por estos problemas.

Playa de las Amoladeras bunker casemate

Bunker Playa de las Amoladeras
Bunker Playa de las Amoladeras

Por el camino de tierra más cercano al mar, a medio camino entre la Albufera de Rambla de Morales y el comienzo de la Playa Torre García, se encuentra uno de los varios búnkeres no señalizados que nos encontraremos a lo largo de esta ruta (Coordenadas GPS: 36.81849, -2.28921).

Muy poca información se puede encontrar sobre esto lugar: no hay cartelera informativa ni mención en los folletos de las oficinas de turismo.

Por el tipo de edificio y la ubicación nos hicieron suponer que era un búnker de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque las dimensiones, la cantidad de hormigón y el diámetro de las varillas son considerablemente inferiores a los de los búnkeres del norte de Europa e Italia, el material utilizado y las técnicas de construcción nos daban casi la certeza de que se trataba de una estructura militar erigida en esa época.

En particular, la estratificación en diferentes momentos con el evidente uso de encofrados diferentes e irregulares confirma que se había construido a toda prisa, en un periodo de guerra con continuos combates.

Bunker Playa de las Amoladeras
Bunker Playa de las Amoladeras

Por lo tanto, las posibilidades se redujeron aSpanish Civil War and WW2.

Por esto tanto Hila como yo estábamos casi seguros de que el Búnker de la Playa de las Amoladeras era un edificio defensivo de la Segunda Guerra Mundial.

Pero, dadas las modalidades de entrada de España en la Segunda Guerra Mundial, a ambos les pareció extraño que se tuviera que construir tan rápidamente una serie de fortificaciones en esa zona.

Más adelante descubriremos que se trata de búnkeres construidos durante la Guerra Civil Española pero a raíz de hechos bélicos que van más allá tanto de ésta como de la Segunda Guerra Mundial.

Rambla de las Amoladeras and El Pochico

Pasada la Playa de las Amoladeras, justo antes del inicio de la Playa di Torregarcía se encuentra la desembocadura de la Rambla de las Amoladeras **(o **Cañada de la Higuera), otro ejemplo de río intermitente.

Las Amoladeras es una zona plana que alcanza una altura máxima de 50 metros sobre el nivel del mar, formada por materiales sedimentarios recientes (250 - 95 mil años), provenientes de la erosión de la Sierra Alhamilla.

Girando a la derecha y subiendo por el canal hacia el interior, a unos 300 metros del mar, en el lado oeste de la vía fluvial, hay una antigua estructura en forma de chimenea.

El Pochico
El Pochico

Es casi seguro un pozo romano de mampostería, conocido como El Pochico, El Pozo de Torre García o El Pozo de la Rambla de las Amoladeras.

El pozo sigue funcionando y la cantidad de agua acumulada es variable: mayor cuando llueve mucho tiempo y menor o vacía durante largos períodos de sequía.

Su particular aspecto, con un bordillo de 5 m sobre el suelo, debido a la acción erosiva del agua y los vientos y a la acción extractiva humana (que transportando la arena descubrió la parte normalmente enterrada) puede confundir al visitante, provocando creer que es una chimenea o una torre (pero en miniatura!)

Prueba muy interesante de su uso continuado desde épocas lejanas son tres bocas de polea diferentes en diferentes niveles.

Este pozo estaba destinado a aprovisionar de agua dulce y potable a una antigua colonia romana de esta zona. Otros vestigios de esta colonia quedan en los tanques de salazón al este cerca de Torre García.

Utilizado habitualmente hasta hace poco - de hecho hasta los años 90 - en las décadas contemporáneas abastecía de agua a un cuartel de la guardia civil cercano

En los últimos años El Pochico ha sufrido un derrumbe parcial en la parte más alta del bordillo y al momento de nuestra exploración vierte en este estado.

Insistiendo en una propiedad privada, los únicos que pueden encargarse de la restauración y conservación - que esperamos no tarde - son los propietarios.

Estratificación y erosión del suelo

Erosión del suelo en Cabo de Gata
Erosión del suelo en Cabo de Gata

Alrededor del pozo son evidentes los signos del proceso erosivo del suelo, frenado únicamente por la acción estabilizadora de las raíces de las plantas de tomillo marítimo.

Los bajorrelieves de los bordes muestran diversos estratos geológicos. Situando frente a una sección de suelo erosionado es posible distinguir los diferentes materiales por el diferente color y tipo de erosión, más o menos marcada que la de los materiales adyacentes.

Capas alternas de limos arenosos, areniscas y conglomerados de espesor variable. Los más marcadas son indicadores del cambio del nivel del mar en este lugar.

En su interior, como evidencia de que este lugar estuvo bajo el agua en el pasado, es fácil encontrar fósiles de animales marinos de épocas lejanas y diferentes climas, como el Strombus bubonius, un caracol marino tropical.

Aunque es muy interesante, no retire estos fósiles. preservar el ecosistema y permitir que futuros exploradores los vean!

Antiguas plantaciones de agave

Plantaciones de agave en Cabo de Gata
Plantaciones de agave en Cabo de Gata

A orillas de las diversas ramblas que encontramos en nuestro recorrido notamos la intensificación deplantas de agave.

Como turistas, no expertos en botánica, pensamos que los agaves son plantas nativas.

En apoyo de nuestra tesis los agaves, junto con el Indalo , y el Sol de Portocarrero , se encuentran entre los símbolos de Andalucía y Almería.

Intrigados por unas antiguas hileras equidistantes y demasiado ordenadas para ser naturales, buscamos más información en nuestro smartphone y descubrimos que se trata de antiguas plantaciones, ahora abandonadas y salvajes.

Las plantaciones de agave en Cabo de Gata

Los agaves que vemos aquí son principalmente agave sisalana y agave fourcroydes, especies particularmente invasoras.

Planta de agave en Cabo de Gata
Planta de agave en Cabo de Gata

Son el testimonio vivo de la existencia en este lugar entre 1956 y 1958 de un cultivo muy extenso de plantas de agave. De hecho entre Cabo de Gata-Níjar y el Parque Natural El Toyo sobre una superficie de 3000 hectáreas (1280 hectáreas sólo en el actual parque natural) se plantaron cerca de 2 millones de plantas.

Esta instalación se remonta a un proyecto de los años 50 por mejora y aprovechamiento de las zonas áridas del sureste español, impulsado por el Ministerio de Agricultura con el objetivo de instalar fábricas textiles para la producción de cordelería en la zona.

De hecho, el agave, como el cáñamo, el algodón y el coco, se encuentra entre las plantas más importantes para el proveedor de fibras textiles.

Desgraciadamente, la excesiva aridez de los terrenos escogidos, junto con el descubrimiento de fibras sintéticas, frenó este proyecto. Desde entonces las plantas de agave presentes en la zona se han multiplicado de manera imparable.

Este abandono debería -y esperamos que suceda - ser reconsiderado, dado el renovado interés en esta fibra natural, por su alta resistencia, la calidad y la sostenibilidad de su extracción, en comparación con las fibras sintéticas.

Playa de Torre García

Playa de Torre García
Playa de Torre García

Volviendo de nuestra visita al Pochico, de la exploración de campos de agave y sedimentos rocosos, recorremos el cauce de la Rambla de las Amoladeras, en este período totalmente seco, hasta reencontrarnos con el camino principal de terracería que bordea el mar.

Más allá del terraplén occidental del canal llegamos directamente a la Playa de Torre García, 2000 por 100 metros de arena oscura y guijarros.

Es la primera - o la última, para los que como nosotros venimos del este - playa del Parque Natural.

Enfrente vemos a lo lejos una torre de piedra de color ocre junto a un edificio de arquitectura típicamente ibérica y, no muy lejos, una curiosa y fascinante capilla blanca con una cúpula azul de aire greco-bizantino.

Torre García y Ermita de la Virgen del Mar
Torre García y Ermita de la Virgen del Mar

La vista de este último edificio, aunque todavía muy lejos, los deja a ambos sin aliento: es hermoso!

La Playa de Torre García es ventosa. Esto provoca que el mar sea bastante ondulado e influya en el entorno que lo rodea, caracterizado por las dunas. Tiene varias plazas de aparcamiento y está realmente limpio.

Se respira absoluto silencio y tranquilidad. Los vehículos estacionados son casi todos extranjeros. Pocos lugareños, especialmente pescadores. La mayoría, turistas británicos y alemanes, están sentados en la valla de madera que bordea el camino de tierra o en su sillita contemplando las olas o leyendo un libro.

A unos 100 metros de la torre, el camino de tierra se bifurca y conduce directamente a la gran estructura amarilla, a la izquierda de la torre, pero primero pasa junto a un campo cercado y cerrado con cimientos antiguos. Es una zona arqueológica evidente.

Restos de la antigua fábrica romana de salazones

Restos de la antigua fábrica romana de salazones en la Playa de Torre García
Restos de la antigua fábrica romana de salazones en la Playa de Torre García

Como indica el cartel informativo del lateral de la valla con los restos de piedra - ahora descoloridos y casi ilegibles - se trata de un ‘antiguo salazón romano, operativo entre 218 y 409 d.C., redescubierto y potenciado sólo en época reciente.

La estructura consta de una serie de tanques utilizados para producir pescado salado (el tanque más grande) y para el delicioso garo, una salsa de pescado muy popular en la época romana (los tanques menores). Posteriormente también para la extracción de tejidos tinte morado, obtenido de un molusco.

Para obtener el garum, los trozos de pescado se limpiaban, se cortaban en trozos pequeños y se dejaban secar al sol, luego se introducían en los tanques con sal donde se dejaban durante 20 días. Una vez finalizado el proceso, el producto se envasaba en ánforas en forma de pico que gracias a su base puntiaguda podían clavarse en la arena y mantenerse erguidas hasta el momento del embarque.

Torre García

Torre de señales construida en la segunda mitad del siglo XVI, durante el reinado deFelipe II, sobre los restos de una construcción defensiva musulmana, tomada en 1488, cuando Almería fue reconquistada.

Torre García
Torre García

Torre García formaba parte de la red defensiva del golfo de Almería y estaba conectada visualmente al oeste con la torre de Pérdigal (unos 7 km en línea recta) y al este con la torre de San Miguel (a igual distancia). Tenía la función de vigía y señalización para la defensa de la costa frente a los piratas berberiscos, muy activos en la época.

3 guardias comunicaban la presencia de peligro a otras torres con fogatas (durante la noche) y señales de humo (durante el día). Este procedimiento de alarma típicamente musulmán se siguió utilizando hasta el siglo XVIII.

En 1759 estaba en buenas condiciones y había dos custodios. En 1773 fue restaurado y estuvo en buen estado de conservación hasta la mitad del siglo XIX. Más tarde pasó a ser propiedad de la Guardia Civil, pero al ser trasladados a un cuartel cercano fue abandonado.

Desde 1987 está incluido en el parque natural Cabo de Gata-Níjar y entre 1987 y 1989 fue restaurado de nuevo por decisión de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. A pesar de esta última restauración, sin embargo, actualmente el acceso está prohibido debido al mal estado de conservación.

Ermita de la Virgen del Mar

Ermita de la Virgen del Mar
Ermita de la Virgen del Mar

Tomando algunas fotografías del exterior de Torre García, caminamos hacia el edificio con techo abovedado que tanto nos fascinó.

No había panel informativo, pero a través de internet encontramos más información. La pequeña y colorida capilla es un convento de dominicos: el ** Real Convento de Santo Domingo, más conocido como **Ermita de la Virgen del Mar.

Fundada por los Reyes Católicos en 1492 y terminado para construir a finales de el siglo XVI, entre el gótico tardío y el renacimiento, lleva el nombre de la Virgen del Mar, que en 1806 se convirtió en patrona de Almería con la aprobación del Papa Pío VII.

Se erigió en este lugar porque el 21 de diciembre de 1502 uno de los tres torreros de Torre García, el guarda Andrés de Jaén, encontró en esta playa una imagen de la Virgen del Mar, llevada por las olas,

La patrona no está presente en el santuario, pero es traída en procesión el segundo domingo de enero. (justo durante nuestra visita!).

Abolido en 1835 con la Desamortización di Mendizábal , aún siguió funcionando, ya que en 1841 el Ayuntamiento clausuró definitivamente el convento para destinarlo a capilla del Colegio de Letras y Filosofía.

En 1899 los dominicos regresaron a la ciudad y recuperaron el convento construyendo un nuevo convento junto al desamortizado.

Como la torre, El Ermita de la Virgen del Mar hoy es visible solo desde el exterior.

Ermita de la Virgen del Mar
Ermita de la Virgen del Mar

En 1936 fue víctima de un incendio que lo destruyó parcialmente. Cuatro años más tarde se restauró y la fachada se reconstruyó por completo.

El Toyo-Retamar

Saliendo de la ermita, el camino de tierra sigue hacia la ciudad. La última parte de la Playa de Torre García (la que colinda con el inicio del pueblo) es dedicada al nudismo.

Al final del camino de tierra y la playa hay un gran cartel informativo que nos saluda y comunica que nos vamos del Parque Natural de Cabo de Gata. Inmediatamente después de la señal, la carretera se asfalta y comienza un espléndido paseo marítimo que recorre toda la costa de la elegante urbanización de El Toyo-Retamar.

Palmeral del Toyo, Paseo Marítimo y Plaza del Mar

Siguiendo por la orilla del mar, hay varios bares, discotecas, pizzerías, chiringuitos e incluso un pequeño quiosco de madera para alquilar rickshaws, cuyo dueño nos recibe con una sonrisa.

Tras este último quiosco, comienza la carretera de tierra y uno de los paseos peatonales más bonitos que nos hemos encontrado: se trata del Paseo Marítimo de El Toyo.

Paseo Marítimo El Toyo Retamar
Paseo Marítimo El Toyo Retamar

La amplia acera peatonal está llena de pulcras y ordenadas palmeras, pérgolas con marquesinas (una de estas mide hasta 15 metros) y bancos.

Estamos cruzando el Palmeral del Toyo. A nuestra izquierda vemos un artificial trapezoidal mínimo y moderno, dominado por algunos restaurantes italianos. Es Plaza del Mar.

Plaza del Mar Retamar
Plaza del Mar Retamar

Acto seguido, un inmenso y espléndido parque nos haría pensar que estamos en la casa de algún príncipe árabe.

Playa de Retamar

Pasamos el Paseo Marítimo de El Toyo, el Palmeral del Toyo y la Plaza del Mar. A nuestra izquierda tenemos la Playa de Retamar.

Playa de Retamar es una gran playa de arena gruesa de varios colores, muy limpia y cuidada, que recorre toda la ciudad, con múltiples accesos (incluso para minusválidos), duchas, zonas reservadas para los bañistas y (treinta!) socorristas en verano.

Playa Retamar-El Toyo
Playa Retamar-El Toyo

Esta playa cuenta con la Bandera Azul Europea y la Q de España, que indica su alta calidad. Pero la buena calidad del agua hace que también haya muchas medusas.

Hacia el final del paseo peatonal bajamos a la playa con las bicis y seguimos bordeando la costa.

Bunker casamata Playa de Retamar

Bunker casamata Playa de Retamar
Bunker casamata Playa de Retamar

Más arriba, en el centro de un balcón de costa, vemos un pequeño búnker (o mejor, una casamata, ya que es una sola) de color salmón, ciertamente coloreado después del final de la guerra para integrarlo en el paisaje circundante.

Más adelante descubriremos que forma parte de la estructura defensiva instalada entre el Cerro de la Testa, cerca del faro de Cabo de Gata y Roquetas del Mar. Este búnker está presente en los mapas, con el nombre de Búnker de Retamar.

Casa Fuerte de la Cruceta

Casa Fuerte de la Cruceta
Casa Fuerte de la Cruceta

Al final del pueblo y del paseo peatonal hay un otro edificio militar de color salmón. Se trata de la Casa Fuerte de la Cruceta, más conocida como Fortaleza de Casas Fuertes, un cuartel construido en 1773 porCarlos III para albergar las tropas de caballería encargadas de la defensa de Almería y Cabo de Gata.

Se trata de un cuartel de planta rectangular con un pórtico que antecede a un cuerpo de dos naves abovedadas (una dedicada a la caballeriza y otra al cuartel de tropa y sala de oficiales) y una terraza superior.

El muro perimetral rectangular presenta dos salientes de planta circular con hendiduras en dos ángulos opuestos (noreste y suroeste) y otros dos de canto recto sin defensa. Había una sola entrada, ahora tapiada e indistinguible del resto de las paredes.

En 1778 albergaba una guarnición de 14 hombres (de una capacidad potencial de 20 soldados). El agua potable se extraía del Pozo de las Amoladeras.

Permaneció en uso durante casi 50 años. En 1830 fue abandonado y permaneció en este estado hasta que, 27 años después, fue cedido a la Guardia Civil, la policía militar española, convirtiéndose en cuartel. En 1985 fue declarado monumento.

El edificio se encuentra actualmente en buenas condiciones externas, pero también falta un simple cartel informativo con el nombre. Afortunadamente, parece haber proyectos para transformar el monumento en un lugar de cultura y, dada su importancia histórica y su posición privilegiada, esperamos que esto suceda.

Mientras nos disponíamos a hacer unas fotografías se nos acerca un anciano que susurra, en voz baja y de forma incomprensible, que este lugar tiene una mala historia, y nos insinúa algo sobre cierto “caso Almería”.

Se asombra de que no sepamos nada al respecto y nos cuenta que en la década de 1980 tres chicos fueron torturados y asesinados en este lugar.

Así descubrimos que esta construcción es conocida por el “Caso Almería”

El caso Almería y la Casa Fuerte de la Cruceta

El caso Almería

Era mayo de 1981 y el jefe del ejército del rey, el general Joaquín Valenzuela, era víctima de un atentado de ETA en el que resultó gravemente herido y que costó la vida a tres de sus compañeros.

Esos mismos días tres jóvenes amigos, Juan Mañas Morales, Luis Montero García y Luis Manuel Cobo Mier, viajaban de Santander a Almería para asistir a la comunión del hermano de uno de los chicos, cuando una avería en el vehículo les obliga a detenerse.

Tomaron el tren hasta Manzanares, donde alquilaron un Ford Fiesta verde.

El sábado 9 de mayo de 1981, por la tarde, la Ford Fiesta aparcó en el paseo marítimo de Roquetas de Mar, porque uno de los tres chicos, originario de Almería, quería mostrar la ciudad a los otros. Es la última vez que los vieron vivos.

Al día siguiente, sus cadáveres son recuperados cerca de Gérgal, en el desierto de Tabernas, en el interior del Ford Fiesta volcado, calcinado y acribillado a balazos. Presentan signos evidentes de tortura y sus extremidades han sido amputadas.

Un equipo de la guardia civil afirmó que los chicos se han extraviado tras un tiroteo con la policía militar seguido de una persecución. Pero resultó que los hechos eran muy diferentes.

El Sábado del 9 de mayo de 1981 los tres muchachos son recogidos sin resistencia por la policia militar en un supermercado de Roquetas del Mar (Almería), mientras compraban en una tienda.

Un ciudadano (quizás el propio propietario del coche de alquiler) reconoce por error a los tres chicos como terroristas y avisa a la Guardia Civil, que inicia una cacería sin piedad. Al frente del equipo de investigación se encuentra el teniente coronel Carlos Castillo Quero.

Castillo Quero y su equipo de 11 Guardias Civiles detuvieron, secuestraron y torturaron durante toda la noche a los tres inocentes en la Casa Fuerte de la Cruceta, abandonada en ese momento, y al darse cuenta del error intentarían eliminar las pruebas. .

En mayo de este año (2021) en el 40 aniversario del evento, se colocó un monolito conmemorativo de estos tristes hechos en el lugar donde se encontró el automóvil calcinado. En octubre se erigió un monumento a las tres víctimas en la plaza de las Estaciones de Santander, en Cantabria, ciudad de la que partieron.

Urbanization El Toyo

Además de los diversos puntos de interés y el precioso paseo marítimo, El Toyo es un pueblo realmente bonito. Bien cuidado, con un carril bici interior que recorre todo el pueblo y lo conecta con Retamar, muchos aparcamientos donde se toleran las autocaravanas y varios puntos de agua gratuitos.

Rambla del Puente de la Quebrada

Rambla del Puente de la Quebrada
Rambla del Puente de la Quebrada

Pasado el pueblo de El Toyo, el camino de tierra retoma entre las dunas y esta vez atraviesa un paisaje estepario.

Avanzamos sobre las dunas. Más abajo, a nuestra izquierda, tenemos la costa. A nuestra derecha, unos 650 metros después de la Casa Fuerte de la Cruceta, se abre una espesa vegetación.

Estamos en la “boca” de otro río intermitentemente, esta vez es la Rambla del Puente de la Quebrada, que encontramos - como es de esperar dada la época - completamente seca.

Decidimos caminar también por el lecho de este arroyo, en la medida de lo posible.

Aquí el cauce es mucho más ancho y las riberas son al menos tres veces más altas que las de la Rambla de las Amoladeras.

El paisaje interior es menos agreste y bello que el de la Rambla de las Amoladeras y muy desnudo: nos recuerda al que nos encontramos en el camino cercano a la rambla que genera la Albufera de Rambla de Morales.

Por otro lado, las paredes de roca estratificada son espectaculares. Y a medida que avanzamos se vuelven más y más impresionantes. Unas nubes negras en el horizonte hacen el panorama casi épico.

Caminamos tierra adentro lo más lejos posible, es decir, hasta que el río queda bloqueado por la carretera (actualmente llamada AL-3113).

El camino es mucho más alto, no es posible llegar fácilmente y desde allí no somos ni visibles ni audibles. En el lado opuesto del cauce del río no hemos cruzado a nadie en más de un kilómetro.

Es en este punto que comenzamos a escuchar un tararear espeluznante proveniente de la costa este. Intrigados o tal vez como don Abbondio que se acerca a i bravi, subimos por la orilla hasta un punto donde el acceso es más fácil.

Nos enfrentamos a un inmensa extensión de agaves y nada más.

Hila me precede, me uno a ella unos instantes después y… la arena cede bajo mi pierna izquierda y me encuentro enterrado hasta el muslo en un agujero.

Una trampa para conejos o simplemente un fenómeno geológico? No lo sabemos pero decidimos regresar sin adentrarnos más en el denso bosque de agaves.

En el regreso, casi llegando de nuevo al camino principal, tomamos la dirección equivocada (bordeamos el lado este del canal en lugar del opuesto).

Aquí nos damos cuenta que camuflados entre la vegetación hay muchos refugios construidos con láminas similares al yute. Y, lo que es más aterrador, notamos que varios de estos refugios tienen un agujero para permitir la observación externa.

Uno de los refugios escondidos entre la vegetación en la Rambla del Puente de la Quebrada
Uno de los refugios escondidos entre la vegetación en la Rambla del Puente de la Quebrada

Pensamos en casetas de observación de aves o estructuras de caza, pero el interior del cauce del río está seco y no hay animales de ningún tipo.

Con un poco de inquietud digo a Hila que se aleje de los árboles y es en el momento que escuchamos un gemido de una de estas estructuras y nos damos cuenta que nos están mirando.

Insto al nuestros perros (la que anda con nosotros) que esté alerta y lo prepare para el ataque. ella obedece. Continuamos con cuidado y poco después llegamos al camino.

Aunque la visión de las rocas estratificando es realmente satisfactoria, no recomendamos ir solo a este lugar.

Playa del Perdigal y Bunker

Playa del Perdigal
Playa del Perdigal

Siguiendo dirección Almería a nuestra izquierda tenemos la Playa Del Perdigal, grande, bonita y salvaje, pero lamentablemente sucia. Demasiado sucia.

Y no se trata sólo de la incivilidad de la gente. Mucha de la basura en la playa, especialmente el plástico, ha estado en el agua durante mucho tiempo. El problema es que los mares ahora están llenos de desechos.

Seguimos intentando recoger la mayor cantidad de basura posible y vemos que donde la playa se curva y sobresale hacia el mar hay una gran casamata bien conservada (coordenadas GPS: 36.83696, -2.33871), tampoco señalizada en los mapas. Otro componente de la instalación para la defensa de la Bahía de Almería.

Paso a Hila y como un niño en el patio de recreo doblo el paso hasta que estoy frente al bunker. Lo miro, admiro, toco y fotografío. Desafortunadamente, incluso esto también está lleno de desechos y ha sido el objetivo de los escritores.

Búnker de Playa del Perdigal (segunda casamata)

Búnker de Playa del Perdigal
Búnker de Playa del Perdigal

Continuamos nuestra larga caminata. Playa Del Perdigal se vuelve mucho más ancha. En la playa hay algunas campers y un coche, más atrás, arriba cerca de un chiringuito, en un terreno privado en venta, vemos muchas autocaravanas y furgonetas.

Tomamos algunas fotos de los barcos, las gaviotas y las antiguas poleas para arrastrar los barcos sobre la arena y hasta un pequeño búnker presente en el punto más alto de la playa y continuamos hacia nuestra última parada: la Torre del Perdigal.

Torre del Perdigal

Torre del Perdigal
Torre del Perdigal

La Torre de Pérdigal es otra de las torres defensivas construidas para proteger la costa de los piratas y que comunicaba directamente con la Torre de Torregarcía. Se encuentra justo enfrente del Aeropuerto de Almería, en primera línea de playa.

El sitio está en condiciones escandalosas: desperdicios de todo tipo, especialmente toallas de papel, condones y jeringas. Para llegar allí debemos caminar entre la densa vegetación con la máxima atención (llevamos zapatillas deportivas).

De nuestro diario de viaje

06/01/2022

Nos despertamos y dirigimos a San Miguel de Cabo de Gata desde la Playa del Charco. Dimos un largo paseo en bicicleta hasta Retamar.

Cabo de Gata Natural Park: fde San Miguel de Cabo de Gata a Almería diario

Por la tarde nos fuimos a dormir a Retamar en el El Toyo.

07/01/2022

Caminamos desde Retamar hasta el aeropuerto de Almería.

Parque Natural Cabo de Gata: de San Miguel de Cabo de Gata a Almería diario 2

¡En nuestro camino de regreso nos encontramos con escondites de donde parecían salir gemidos en el lecho seco del río!

¡Ale encontró un objeto en la orilla seca del río pero no quiere decirme qué es! Parecería estar hecho de cerámica. Si sabes lo que es, por favor escríbemelo en los comentarios!

firma Hilary

objeto misterioso

Notas finales

Mientras escribíamos este post contribuimos a la entrada de wikipedia con cambios, añadidos y fotos de San Miguel de Cabo de Gata en: https://it.wikipedia.org/wiki/San_Miguel_de_Cabo_de_Gata

Conclusión

El camino que lleva a la Torre toca como último punto la Playa de La Cañada.

De la playa, sin embargo, sólo queda un rótulo, viejo y oxidado porque al final de la zona vegetal llena de desechos - donde debería estar presente la playa - comienza directamente el mar.

Este es el ejemplo típico de un destino final decepcionante. Y cómo la belleza de un viaje, de una salida, de una exploración, muchas veces se concentra en todas las etapas y en los momentos intermedios que conducen a la etapa final.

Compartir en
Alessandro Gemscovery Travel Blog
Alessandro Lussi
Di origine friulana e calabrese, risiedo a Torino.
Copywriter professionista, ho smesso di lavorare come programmatore per dedicarmi full-time alla mia passione: la scrittura.