Cullera, entre mares, montañas, ríos e historia

Leer esta publicación en otro idioma:
Autor Alessandro 3 Febrero 2022
Blog Cover

La Comunidad Valenciana es tierra de tradiciones, gastronomía y paisajes increíbles. Uno de los lugares más representativos es Cullera: un espléndido pueblo costero de la Ribera Baixa, al sur de Valencia.

Bañada por las aguas del Mediterráneo y del rio Júcar y al abrigo del montaña de les Raboses, Cullera ofrece al visitante un entorno excepcional con fantásticas vistas panorámicas y una amplia oferta cultural.

El faro de Cullera
El faro de Cullera

Podrás disfrutar de sus 15 km de costa, pasear por el casco histórico, recorrer el calvario que lleva del mercado antiguo al castillo por la montaña, visitar el castillo, las torres y la iglesia antigua, las ruinas del castro carlista y el faro, encendido por primera vez el 1 de agosto de 1858, sube al centro meteorológico para admirar el impresionante mirador sobre la ciudad y los arrozales. Pero las maravillas de esto lugar no acaban ahí.

Un característico chiringuito en Cullera
Un característico chiringuito en Cullera

El mapa: Cullera y alrededores

En el mapa inferior hemos marcado los aparcamientos donde paramos durante el día (parking) sin molestias ni avisos policiales, los puntos de interés históricos (marrones), los naturales (verdes), las playas (amarillos) y nosotros señalizados donde es posible abastecerse de agua y tirar la basura.

Toda esta información, así como el hecho de que se tolera el estacionamiento, puede variar en el futuro.

Historia de Cullera

La montaña de Cullera, solo 233 metros de altura, ha estado habitada por el hombre desde tiempos inmemoriales. hay testimonios en el sitio arqueológico más grande de la zona, la Grotta del Volcán (Cueva del Volcán del Faro), de era Paleolítica Superior.

Entre los periodos más importantes de la historia de Cullera se encuentra la dominación musulmana. A ella se remonta la construcción del castillo, sobre restos íberos y romanos.

El castillo de Cullera
El castillo de Cullera

El nombre de la ciudad se acuñó entonces a partir del latín Colla Aeria (colina alta), transpuesto primero a Gujera -debido a la pronunciación árabe o mozárabe- y luego a Cullera.

Durante la dominación árabe también se impuso la economía local, con cultivos autóctonos de arroz y naranjas de gran calidad, que aún hoy caracterizan la cocina cullera.

Campos de arroz en Cullera
Campos de arroz en Cullera

En 1235, durante la reconquista operada por la Corona de Aragón bajo el liderazgo del rey Jaime, los cristianos intentaron retomar Cullera, pero el intento fracasó y hubo que esperar hasta 1247.

En esta fecha los moriscos de la comarca se rebelaron contra el creciente dominio aragonés tomando posesión de la fortaleza por la fuerza. Jaime los combatió, venció y ordenó su expulsión que culminó con la expulsión de los musulmanes del Castillo de Cullera y de la Ribera.

A partir de lo que quedó del castillo tras los enfrentamientos, se inició la reconstrucción. Hoy solo quedan algunos tramos y torres de las murallas.

La repoblación cristiana comenzó en 1248 y el nuevo centro histórico se fundó en la suave pendiente que se extiende entre la montaña y el río.

Durante la Edad Media, hacia 1350, se produjeron varias batallas, entre ellas la toma de la Fortaleza por las tropas de Pedro I de Castilla en las luchas contra Pedro IV de Aragón.

A principios del siglo XIV, Martín d’Aragona (el Humano) confiere a Cullera el título de ciudad real en las cortes de Valencia, que perdurará hasta la pérdida de los fueros.

En 1535, los corsarios berberiscos atacaron la ciudad. El ataque pirata más importante tuvo lugar el 25 de mayo de 1550 bajo el mando del temido pirata bereber Dragut, como parte de su campaña de saqueo en el Mediterráneo.

Dragut se apoderó de un importante botín de bienes y prisioneros: hecho que provocó el terror y la huida de la población, dejando el país despoblado durante décadas. En la cueva donde, según la leyenda, tuvo lugar el intercambio de prisioneros - de donde procede la Grotta Dragut-, hay un interesante museo sobre la piratería en el Mediterráneo en el siglo XVI, que recrea las invasiones de los piratas berberiscos en la ciudad de Cullera.

Entre 1553 y 1556 para poner fin a los ataques piratas se construyeron las murallas. Para reforzar las defensas, Felipe II levantó una serie de torres defensivas a lo largo de la costa, de las que se conserva la Torre del Marenyet.

De planta circular, construido en 1577, estratégicamente situado cerca del río Júcar, tiene 15 metros de altura y consta de dos plantas y una terraza que ofrece una visibilidad total del entorno.

Torre del Marenyet
Torre del Marenyet

En la Plaza de la Iglesia se levantó en el siglo XVII un templo neoclásico, la Parroquia de los Santos Juanes, sobre las ruinas del antiguo templo gótico construido entre 1248 y 1253, actualmente el único de la ciudad, recientemente restaurado. Del antiguo templo gótico del que aún se conserva la sacristía y el interior del campanario.

En la Plaza de España se encuentra el Ayuntamiento, llamado Ca la Vila, construido por Carlos III en 1781.

Frente al antiguo Puente de Barcas (que lleva este nombre porque fue construido apoyado sobre barcos reales) que data de 1924 y hoy desaparecido, se encuentra la Casa de la Enseñanza del año 1793, monumento clásico que hoy alberga el Museo y el servicio cívico arqueológico-histórico, un salón de actos, una biblioteca especializada y el oficinas de turismo.

Otros lugares históricos de la ciudad son el histórico Mercado de Cullera, de estilo modernista valenciano que data de 1903, que se repuebla todos los jueves y el Barrio del Pozo - la antigua judería - con su empinado calles y casas con arquitectura típica.

En septiembre de 1911 se produjeron los Sucesos de Cullera, hechos trágicos aún vivos en la memoria del país. Un juez de Sueca (país vecino) y dos funcionarios públicos que actuaron con prepotencia y despotismo son brutalmente asesinados por la población local.

Durante la Guerra Civil Española se formó en Cullera una comunidad ugista (de UGT, sindicato general de trabajadores, uno de los más importantes sindicatos españoles próximo al Partido Socialista Obrero), formado por pequeños propietarios, y una comunidad anarquista.

En el frente opuesto, para neutralizar estos dos movimientos y el campesino - pero también para abordar los problemas vinculados a la peste, a las infraestructuras y para promover el desarrollo de las sociedades cooperativas - se creó la Cofradía Sindical, que unió a los patrones y obreros.

Desde los años 60, gracias a sus playas, su mar y su clima, Cullera ha experimentado un gran auge económico, convirtiéndose en un núcleo turístico de masas. Con el boom, la especulación urbanística también se afianzó pero duró poco. La falta de previsión de las administraciones de la época desvió el turismo hacia otras zonas.

Urbanización de Cullera
Urbanización de Cullera

El patrimonio cultural de Cullera

1. El castillo de Cullera

El Castillo de Cullera
El Castillo de Cullera

Lo primero que fascina al viajero que llega a Cullera es el fantástico castillo que se erige imponente casi en lo alto de la montaña como centinela de todo el valle, dominando la ciudad y el mar. Desde el mirador del castillo es posible admirar toda la bahía de Cullera.

No te pierdas el paseo dentro y fuera de las murallas y la visita a las estancias que te harán retroceder 1000 años.

Dentro del castillo se encuentra el Sacre, un cañón de largo alcance que era el principal sistema de defensa del castillo.

Actualmente el precio de la visita es de 3 euros por persona.

2. El Camino del Calvario

Partiendo de la calle Calvario, detrás del histórico mercado municipal, es posible subir al Castillo por el Camino del Calvario, un zigzagueante Vía Crucis con las 14 estaciones del Calvario. La calle, al igual que el castillo, también está iluminada por la noche y es visible a kilómetros de distancia.

3. Sierra de los Zorros

Sierra de los Zorros
Sierra de los Zorros

Los más aventureros no se perderán la Senda de la Lloma, camino que conduce al castillo por todo el lado oeste de la Sierra de los Zorros - la montaña de Cullera - a través de increíbles vistas.

De este lado se encuentra la cueva Abric Lambert, zona arqueológica de altísimo interés con abrigos que contienen pinturas rupestres de arte esquemático que se pueden situar entre el Neolítico y la Edad del Bronce.

Las figuras están pintadas en un tono rojo oscuro y representan animales y figuras humanas. El sitio debe su nombre al de su descubridor Lambert Olivert.

4. Santuario de la Virgen del Castillo

También conocido como Santuario del Castello, por su posición cercana al castillo, el Santuario de la Virgen del Castillo, es un templo cristiano de finales del siglo XIX de estilo neobizantino.

Santuario de la Virgen del Castillo
Santuario de la Virgen del Castillo

5. Torre de la Reina Mora

Torre de la Reina Mora
Torre de la Reina Mora

La Torre de la Reina Mora o Torre de Santa Ana, justo debajo del castillo, es parte del primitivo conjunto fortificado musulmán. Situada en el camino del Calvario, fue construida en el siglo XIII.

En 1631 se instaló una ermita dedicada a Santa Ana sobre las ruinas de la torre, que se conserva aún hoy.

6. Las ruinas del castro carlista

Ruinas del castro carlista
Ruinas del castro carlista

Mucho más reciente es el fuerte en la cima de la montaña, hoy en ruina total. Remontándose a la época de las Guerras Carlistas, el fuerte fue construido por los isabelinos para proteger Cullera.

Ruinas del castro carlista
Ruinas del castro carlista

El fuerte, junto con las murallas, formaba parte de la red defensiva de la ciudad de Cullera: la muralla protegía la ciudad bloqueando el paso desde la montaña hasta el río.

Ruinas del fuerte carlista
Ruinas del fuerte carlista

El mar y las playas de Cullera

Las playas de Cullera
Las playas de Cullera

El Mar de Cullera

La calidad de las aguas del mar de cullera (tranquilas la mayor parte del año), la amplia oferta de servicios y la temperatura privilegiada son algunos de los motivos que han convertido a la ciudad en uno de los principales destinos turísticos del litoral valenciano.

Su costa se extiende a lo largo de 15 km y cuenta con 11 magníficas playas, la mayoría de ellas galardonadas internacionalmente y galardonadas con la Bandera Azul de la UE por limpieza y servicios y la clasificación Q de Calidad Turística. Ideal para aquellos que quieren relajarse al sol o practicar deportes acuáticos.

Las mejores playas de Cullera

Las playas urbanas del Racó y San Antonio ofrecen todo tipo de servicios. La Escollera y Marenyet, grandes y menos concurridas, son ideales para los que buscan tranquilidad. Marenyet y Brosquil se caracterizan por su arena fina y dorada.

Los amantes de la aventura y los que practican deportes acuáticos no pueden perderse la Playa di Cap Blanc, la Playa del Faro y la Playa del Dosel, con sus salvajes dunas, así como la Playa naturista Mareny de Sant Llorenç.

Playa del Dosel
Playa del Dosel

Playas sin humo

Playas en Cullera
Playas en Cullera

Todas las playas de Cullera han sido declaradas recientemente playas libres de humo, una iniciativa que ha creado espacios libres de humo y residuos de cigarrillos, fomentando un estilo de vida más saludable y la protección del medio ambiente.

Aguas interiores en Kayak

Los amantes del kayak como nosotros no se perderán una excursión en el Rio Júcar - uno de los ríos más largos, visitados y bonitos de España - y una en la Laguna dell Estany, laguna salobre de transición entre el pantano y la costa, al sur de la desembocadura del río Júcar, rica en especies vegetales y animales.

Playa de l'Estany en el lado de la laguna
Playa de l'Estany en el lado de la laguna

Aguas continentales para la observación de aves

Assut de la Marquesa al atardecer
Assut de la Marquesa al atardecer

Toda la zona sur de Valencia está llena de estanques y marismas, lugares ideales para los amantes de la observación de aves y la fotografía de aves. Además de los ya mencionados río Júcar y laguna dell Estany, al norte de la Montaña de los Zorros se encuentra la laguna de San Lorenzo, un gran estanque rodeado de juncos y con la fauna autóctona de el parque natural de la Albufera.

En el Júcar merece especial atención el Assut de la Marquesa (los assuts son presas construidas para desviar el curso natural de los ríos), un lugar muy frecuentado por amantes de la naturaleza, picnics y observadores de aves, que al atardecer toma un aspecto realmente mágico.

También son típicos de estas zonas los numerosos Ullal, marismas costeras de agua dulce. Pequeño pero hermoso, al sur, justo fuera del perímetro de la ciudad de Cullera, se encuentra el Ullal Gran, un pequeño oasis de paz y relajación.

Las aguas continentales de Cullera
Las aguas continentales de Cullera

El islote de Cullera: Peñeta del Moro

Como si no quisiera perderse nada Cullera también cuenta con un pequeño islote formado por un par de afloramientos rocosos con una estructura de señalización en el centro, denominado Peñeta del Moro: quizás el islote más pequeño del mundo.

Se encuentra a poco más de 400 metros de la Playa de Sant Antonio, de fácil acceso en kayak, prestando especial atención o no siendo empujado sobre las rocas por la corriente, que en este punto es bastante intensa.

Que mas visitar

Entre otras estructuras destacables de Cullera se encontraba la Torre del Cabo de Cullera, una antigua torre del siglo XVI, parte del sistema de defensa costera contra los ataques piratas.

Actualmente la torre ha desaparecido y en su lugar hay un mirador con un monumento conmemorativo del dolor causado por la guerra civil y la Casa de la Enseñanza, antiguo centro pedagógico construido por Carlos IV en 1793: uno de los primeros colegios públicos de España.

Memorial La Defensa de Cullera
Memorial La Defensa de Cullera

Zona WiFi en la playa de San Antonio

En la playa de San Antonio, en via Caminàs dels Homens y en via Amparo Belda puedes beneficiarte del servicio urbano de wifi gratuito, un auténtico plus para los que como nosotros necesitamos un gran cantidad de datos de internet para poder trabajar, dado que las sim españolas que se pueden comprar como no residentes tienen una disponibilidad de datos muy limitada.

Parque Natural de la Albufera

El Parque Natural de la Albufera se extiende sobre 21.000 hectáreas entre Valencia y Cullera, uno de los humedales más importantes de la Península Ibérica. Miles de especies y aves viven en sus ricas aguas.

Las distintas rutas ecoturísticas están bien señalizadas y se pueden recorrer fácilmente con toda la familia, a pie o en bicicleta. Los senderos del Estany y de la Lloma se encuentran entre los más populares entre los senderistas.

De nuestro diario

11/09/2021

Ale se despertó a las 7 y dormimos una hora más, hacía bastante frío.

Salimos de Lourmarin hacia Valencia porque es el primer lugar de la costa española donde mañana no lloverá. Pasamos por la Camarga y luego hicimos diesel en Montpelier.

La luz de advertencia de aceite sigue encendiéndose cuando el motor está caliente y ahora permanece casi fijo. Teníamos miedo de que fuera la bomba, pero luego, por varias razones, pensamos que era la bombilla, así que continuemos.

Paramos a comer sobre las 13.30h en la zona de la autopista Aire de Paulhan.

Continuamos y cruzamos la frontera, pasando Valencia porque era el único lugar donde no llovería al día siguiente.

Al pasar por Barcelona se encendió la luz de la batería, paramos en el área de descanso de la autopista AP-7 (Galp, Estación de servicio, Castellbisbal).

No entendíamos si era la batería o el alternador pero luego recordamos haber escuchado un silbido al entrar en la autopista y al acelerar no se apagaba la luz de la batería por lo que estábamos bastante seguros de que era el alternador.

En el área de servicio nadie nos podía ayudar y una asistente de ventas latinoamericana nos advirtió que tuviéramos cuidado porque había muchos bandidos en el área.

Pensamos qué hacer y aunque ya habíamos llamado al seguro de asistencia en carretera, les dijimos que vinieran a la mañana siguiente y pasamos la noche en la zona. Ale pasó la noche en los asientos delanteros con Ari.

11/10/2021

Nos despertamos a las 7.30. Hicimos una cita con la grúa y llamamos a un distribuidor de repuestos para saber el precio del reemplazo del alternador nuevo (160 €).

Cuando llegó la grúa, nos dijo que definitivamente era el alternador y nos dijo que fuéramos a un distribuidor de repuestos usados. El alternador usado lo compramos por 70€, esperando más de una hora a que lo sacaran de una camper con mecánica Ducato.

Preguntamos si había algún mecánico por la zona que pudiera hacer la sustitución rápidamente pero estaban ocupados y uno de los trabajadores nos aconsejó que fuéramos al cementerio de Vilafranca del Pendes, diciéndonos que allí encontraríamos el taller de un mecánico marroquí. .

Fuimos pero no la encontramos, paramos en un taller de carrocería y uno de los trabajadores, un chico muy amable del sudeste asiático (o quizás sudamericano) condujo la furgoneta hasta el taller de MotorRecanvi. Tratamos de ofrecerle algo por la amabilidad, pero se negó y regresó.

El dueño del taller y un joven mecánico le cambiaron el alternador y el sensor de aceite (bombilla) por 60€. Le dejamos 80€ porque nos parecía lo mínimo, por el tiempo dedicado, la amabilidad y profesionalidad en la realización del trabajo. Salimos alrededor de las 13.

Paramos a comer en la gasolinera de Sant Carles de la Rapita. Continuamos más allá de Valencia porque allí estaba marcado que no llovería paramos en Cullera. Comimos algo rápido, dimos un paseo por el malecón y nos acostamos.

** 11/11/2021 **

Nos despertamos sobre las 7.30 y salimos por el paseo marítimo que hay a la izquierda del parking, en dirección al faro de Cullera.

Hicimos la compra y luego cenamos en la furgoneta. Después de comer, pedaleamos por el paseo marítimo hasta el final del pueblo, en el lado opuesto. Por la tarde estaba lloviendo, trabajé en la pc y Ale creó el itinerario con los lugares para visitar en la región de Valencia.

11/12/2021

Nos levantamos sobre las 7.30 y desayunamos. Por la mañana estaba lloviendo ☔️.

Sobre las 14 h subimos a la furgoneta en lo alto de la montaña de Cullera. El camino era realmente angosto y prácticamente desprotegido sobresaliendo por un barranco.

Casi llegamos al punto más alto de la montaña, donde está presente el radar meteorológico, pero en algún momento el camino se volvió más angosto que la camioneta.

Conseguí convencer a Ale de dar marcha atrás. A continuación, aparcamos la furgoneta en la carretera entre el castillo carlista y el centro metereolocigo y caminamos primero hasta el radar meteorológico, luego en dirección contraria* a las ruinas del fuerte carlista*.

Seguimos descendiendo por el lado opuesto de la montaña, hacia el castillo de Cullera. Aquí el camino está mucho mejor mantenido y tiene protecciones.

Fuimos a buscar un sim Movistar en una tienda de Cullera y luego en un área de observación de aves, “L’Assut de la Marquesa Azud” para fotografiar las aves por la noche. Volvimos al parking de Cullera a pasar la noche.

13/11/2021

Nos despertamos a las 7.40 y desayunamos. Sobre las 10 salimos y nos dirigimos a la Torre del Marenyet. Posteriormente nos dirigimos a la Playa de l’Estany, natural y tranquila, frecuentada únicamente por pescadores. Aquí está la desembocadura del río y es posible hacer kayak, pero como no hay mucha gente preferimos posponer el recorrido en kayak para no dejar la camioneta desatendida.

Paramos en un precioso paraje para el avistamiento de aves, el Ullal gran. Aparcamos la furgoneta bajo los olivos y paseamos por el paraje natural observando los peces y pájaros de los estanques. Pasamos la tarde trabajando en la computadora en las mesas.

Poco antes de partir, llegó en una moto un chico de República Checa que volvía a casa desde Portugal. Acordamos con él encontrarnos para dormir juntos en una zona camper en Tavernes de la Valldigna. Se fue y nos reunimos con él poco después.

Allí ya había una caravana y una caravana y ya había montado la tienda. La zona, sin embargo, estaba demasiado oscura, así que decidimos volver a Cullera y dormir en una calle paralela a la que habíamos dormido las últimas noches.

firma Hilary

Cuándo visitar Cullera

Con una temperatura media de 17ºC, tiene inviernos suaves y temperaturas estivales que rara vez superan los 28ºC.

El clima privilegiado la hace ideal para visitarla en cualquier época del año, pero recomendamos visitarla de septiembre a noviembre, para disfrutar del frescor y evitar las aglomeraciones estivales.

Cómo llegar

Cullera se encuentra a tan solo 45 kilómetros del Aeropuerto Internacional de Valencia, está comunicada con Valencia, Alicante, Barcelona y Francia por la autopista AP-7 y con el resto de localidades costeras por la N-332: la carretera que hemos elegido ir.

En verano tiene conexiones de tren con Valencia y Madrid y varios autobuses que la conectan con el centro de España.

Compartir en
Alessandro Gemscovery Travel Blog
Alessandro Lussi
Di origine friulana e calabrese, risiedo a Torino.
Copywriter professionista, ho smesso di lavorare come programmatore per dedicarmi full-time alla mia passione: la scrittura.